Trastorno del Espectro Autista (TEA)

El término Trastorno del Espectro Autista hace referencia a un conjunto de alteraciones del desarrollo neurológico, que se caracteriza por la presencia de dificultades específicas en las áreas comunicativa, cognitiva y social.

La gran variabilidad en la expresión de estas alteraciones, lleva a hablar de “espectro”, es decir, existen diversos grados de afectación de unas personas a otras, que pueden ser desde muy leves a graves. También hay diferencias en el momento de aparición de los síntomas.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DEL TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Las personas con TEA presentan, en mayor o menor medida:

  • Déficits en la comunicación y lenguaje. Dificultades en la comunicación verbal y no verbal, que pueden variar de forma significativa: desde personas con habilidades linguísticas pero con dificultad para utilizarlas de modo funcional en su relación con los demás, hasta otras sin lenguaje, con alteraciones en el contacto visual, la comprensión o la expresión facial.
  • Déficits en la interacción social:

- Déficits en reciprocidad socio-emocional. Rango de distintos comportamientos que van desde mostrar acercamientos inusuales y dificultades para el mantenimiento de una conversación; hasta tener poca disposición para compartir emociones y afectos con otras personas; a fallos para iniciar una interacción social, o bien, para responder a ella.

- Dificultades para desarrollar, mantener y comprender relaciones. Rango de distintos comportamientos que pueden oscilar desde la dificultad para encajar el comportamiento en diferentes contextos sociales; a dificultades para compartir juegos; hasta la aparente ausencia total de interés por las demás personas.

  • Repertorio restringido de intereses y comportamientos que limitan la variedad de actividades y conductas de su vida cotidiana:

- Movimientos motores, utilización de objetos o habla, repetitivos o estereotipados.

- Fijación de rutinas y patrones de comportamiento verbal y no verbal ritualizados.

- Intereses muy restringidos, que resultan anormales por su grado de intensidad o por el objeto foco de su atención.

- Hiper o hiporeactividad sensorial o un interés inusual en aspectos sensoriales de su entorno próximo.

¿CÚALES SON LAS CAUSAS DEL TEA?

No se conocen todas las causas de los TEA. Sin embargo, se apunta a que la gran variabilidad del TEA pueda ser explicada por la combinación de factores ambientales, biológicos y genéticos. La falta de identificación clara de los elementos implicados -o de la interacción de los mismos-, hace necesario que se continúe investigando.

 FUENTES